Por Víctor Manuel Rubluo Parra.
Presidente de Martes de Opera, A. C.
Atendiendo al derecho consagrado en las leyes vigentes, pero sobre todo, haciendo valer de quien a confiado la defensa de los derechos del Doctor Aniceto Ortega del Villar en cuanto a la obra que motiva la presente nota aclaratoria, a través de este documento solicito a la Dirección Editorial de este medio de comunicación se publique la misma que para mejor claridad del tema se enlistara a continuación y no por orden de importancia la misma.

1º. La obra de cualquier creador NO SE PUEDE MODIFICAR, ALTERAR, AGREGAR, RECOMPONER, CORREGIR, bajo alguna circunstancia, a menos que el propio autor lo haga o autorice de manera inequívoca;
2º. Cuando se adjudican derechos patrimoniales culturales de una persona a los sucesores (todos), no pertenecen en exclusiva a uno solo de ellos, existiendo varios detentadores de los mismos;
3º. La adjudicación de los mencionados derechos se hace a través de los medios legales correspondientes, cualquier acto jurídico de transmisión de los mismos son NULOS o en su caso ANULABLES sin menoscabo al ejercicio de los medios legales para su recuperación, aun en la proporción de quienes presuman detentarlos en propiedad;
4º. La obra Cuauhtemotzin NO PERTENECE AL DOMINIO PUBLICO;
5º. La presunta erudición de las personas que pretendan obtener algún lucro indebido de dichos derechos, quedara sujeto a sanciones legales que puedan nacer de dichos actos, no solo desde el punto de vista económico, sino hasta en el ámbito académico o de investigación;
6º. Martes de Opera, A. C. tiene dentro de sus objetivos fundamentales la defensa de dichos derechos en cualquier materia;
7º. Sorprender tergiversando, omitiendo, ocultando todo lo referente la obra Cuauhtemotzin, incluyendo su ejecución e interpretación, puede ser sancionado a través de los medios legales correspondientes;
8º. Cualquier obra por encargo, NO PERTENECE en exclusiva a quien se le pago por la realización de la misma;
9º. NO HAY “ESTRENOS CONTEMPORANEOS”, en el mejor de los casos, puede haber reestrenos de las obras originales;
10º. Quienes pretendan partir de una obra para la creación de otra distinta, es su deber mencionar claramente su origen, citando con toda precisión que la nueva obra es TOTALMENTE DIFERENTE al ser una obra nueva para no caer en la tentación de un posible PLAGIO y demás semejantes violaciones a los ordenamientos jurídicos vigentes.

Cabe mencionar que los medios de comunicacion, digitales, impresos y/o cualquier otro, pueden ser corresponsables de la violación a los derechos de autor, al tenor de las leyes vigentes pues el mismo tiene el deber de verificar la autenticidad de la información que publiquen los mismos.

Sin otro particular, quedo atento a cualquier duda o comentario respecto al presente escrito y por supuesto expectante a su publicación.

Víctor Manuel Rubluo Parra.
Presidente Martes de Opera, A. C.

 

cuate2 cuatmoradacuate3cuate4

cuate5

cuate6cuate7

cuate8

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website